Las sociedades y su relación con la política

Los seres humanos son seres políticos, ya que al vivir en una sociedad es necesario mantener una organización que hace posible la convivencia sin inconvenientes, la cual se representa bajo la forma del estado, siendo un sinónimo de gobierno. Esto es algo dicho por Aristóteles y a partir de este concepto se deduce que la política está presente en nuestra vida cotidiana y en cómo se desarrolla, al mismo tiempo que se mantienen las sociedades alrededor del mundo. Las personas han tenido un impacto tal, que han decidido seguir a figuras políticas, figuras que sienten que representan una necesidad popular y con la cual se puede obtener una solución.

En algunos casos, se puede pensar que las personas están ciegas de admiración o fanatismo, ya que siguen a estas figuras sin importar las decisiones o las consecuencias que logre en una sociedad, como si se tratara de un amarre con foto o de un hechizo de amor. La política, la sociedad y la economía tienen una relación estrecha, ya que todos dependen del otro, y dependiendo de los sistemas económicos pueden variar las formas de gobierno, al mismo tiempo que cambia el comportamiento de una parte de la sociedad.

Si se analiza a los individuos, los que componen una sociedad nos podemos dar cuenta que no siempre se está haciendo política, sino que prefiere realizar otras actividades especialmente de ocio que permiten desconectar la mente de todos los sucesos diarios, quedando en muchos casos apartado completamente del tema político. Sin embargo, en varias ocasiones se puede politizar incluso actos de la vida cotidiana, como por ejemplo las relaciones familiares, de amistad o sociales y la forma en la que se realizan determinadas actividades.

Si se combina la vida diaria con la política, se presentan casos de discriminación con más regularidad, solo por el hecho de tener dos puntos de vista con relación a una ideología, opinión o pensamiento. Ahora es más común escuchar de qué partido político es una persona, incluso si no siguen a ninguno. Estas manifestaciones hacen que sea necesario tener un conocimiento de las organizaciones políticas dentro de la sociedad. Una organización política es aquella que nos ayuda a determinar la existencia social, por lo que debemos conocer su funcionamiento, así como nuestros deberes y derechos.

Las agrupaciones humanas necesitan de una organización a fin de lograr los objetivos, incluso de mantenerse permanentes. En el mundo animal tenemos una clara representación con las abejas, quienes tienen una configuración política. Desde las organizaciones tribales se ha visto una evolución, donde las formas de organización sociopolíticas se establecen de modo no jerárquico, principalmente en base a vínculos familiares y tribales. Luego surge la figura del jefe, creando la jerarquía, especializaciones y solidaridades orgánicas que forman en sí una sociedad política.

Actualmente, el estado es el encargado de garantizar la seguridad de las personas y de sus posesiones, delimitando las libertades individuales que determinar ciertos derechos y deberes. Se puede afirmar que es el que garantiza un orden dentro de la vida social.