¿Por qué la política está perdiendo a los jóvenes?

Diversas actividades que se desarrollaron desde los inicios de la humanidad aún se mantienen y se han perfeccionado con nuevas técnicas y tecnologías y es la razón por la que todavía las personas desean estudiar un master en administración por los precios eae por ejemplo, pero en el caso de la política está sucediendo todo lo contrario. En la actualidad, las personas más jóvenes quienes son las llamadas por las distintas sociedades para continuar el legado de los que ya están de salida, no atiende a tal situación, mostrándose con preocupación que las generaciones más recientes no ven la diferencia entre los progresistas y los conservadores, ya que para ellos todos son iguales, y la característica más resaltante es que, no les tienen miedo. 

Cuando éramos pequeños, estábamos de alguna manera al tanto de los avances políticos de nuestro país gracias a que siempre existía alguien mayor en nuestra familia que se encargaba de realcarlo y mantener su fidelidad con algún bando político. En nuestros días, nadie se ha encargado de realizar un sondeo con la idea de saber qué piensan los jóvenes a cerca  de la política. 

Posiblemente no encontraríamos con alguna sorpresa y ello se debe a que una gran mayoría de ellos se muestran apolíticos debido a que no confían en ningún partido, es más, estos los consideran anticuados, pero no con ello podemos pensar que aborrecen la democracia. No poseen una distinción entre derecha e izquierda política y ello se debe a que son por naturaleza pragmáticos y pospolíticos, de esta manera no encuentran una excesiva diferencia entre los conservadores y los progresistas, sólo son todos iguales, o casi. 

Para quienes estudian tal fenómeno, como Joseph M.Colomer, quien es  profesor de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), realizó un artículo de opinión donde expresa que los partidos políticos se encuentran en una larga agonía, a lo que se cuestiona si realmente hoy son indispensables para la democracia o simplemente pueden ser sustituidos por otras instituciones conformadas,  por expertos, por ejemplo.

En todo caso, esta sea quizá la sensación que advierten los jóvenes, y la razón por la que cada vez más se alejan de los partidos políticos que se convirtieron en tradicionales en cada país, que siguen pareciendo conservadores ante los ojos de la vieja escuela de izquierda porque sus héroes fueron otros. 

Ya esos personajes funestos que forjaron naciones, y aún irrumpen en la historia de las escuelas, los jóvenes en la actualidad sólo buscan exaltar hoy, a los ídolos del mundo de Internet. Solo desean continuar el camino de esos jóvenes creativos y visionarios que se inician de la nada, pues ello también quieren ganar dinero, triunfar,  poder viajar, sentir la libertad sin ninguna atadura. Son totalmente anti, pero al mismo tiempo no tienen idea de con quién estar. Tienen más claro lo que no quieren, lo que rechazan, que lo que buscan. Y de esta misma manera se presentan en cada uno de los ámbitos de la sociedad, por ello el futuro se nos muestra como algo incierto en manos de estas nuevas generaciones.