Políticas para utilizar generadores eléctricos

Una de las cosas que las personas se encuentran limitadas para hacer en la actualidad, es desempeñar nuestras actividades cotidianas sin la energía eléctrica, por lo que en ocasiones cuando no se tiene, nos podemos fácilmente sentir desconectados del resto del mundo. Si estás pensando en adquirir un generador eléctrico o ya cuentas con uno, es importante conocer las reglas de uso de los mismos, así como tener un buen espíritu de convivencia, ya que dependiendo de donde se tenga instalado, los derechos o deberes alrededor del equipo suelen ser distintos. Dependiendo del modelo del generador, tiene diferentes grupos electrógenos, por lo que no trabajan del mismo modo, teniendo que adaptarlo.

Según el país donde te encuentres, se contará con una normativa para la utilización de estos equipos, como por ejemplo la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos, que establece que por ningún motivo se debe usar un generador eléctrico dentro de una vivienda. Los generadores portátiles pueden emitir las mismas cantidades de monóxido de carbono que si lo comparamos con un auto mediano. La misma razón por la que no se dejan los coches con el motor encendido en un espacio cerrado. Por otra parte, es recomendable para prolongar la vida útil del generador, tenerlo en un espacio abierto evitando posibles desastres.

Estos equipos se han puesto en la mira de los consumidores luego del paso del Huracán María, que dejó una falla en los servicios de luz bastante importante. Para tratar dicha situación, se instalaron numerosas plantas y generadores de electricidad. Es necesario contar con electricidad tanto para las actividades cotidianas, como para los servicios de salud, especialmente luego de una tragedia de tal magnitud. La utilización sin control de estos equipos, puede implicar un riesgo para la salud y el bienestar de todos los involucrados directa e indirectamente.

Para nadie es un secreto que la quema de combustibles produce gases que pueden ser dañinos para la salud, así como la generación de ruidos. Los gases tienden a irritar las vías respiratorias, y según estudios algunos pueden ser cancerígenos e incluso mortales en altas concentraciones. Los generadores son muy ruidosos dependiendo del tamaño y la potencia, creando molestias que afectan la tranquilidad, pudiendo traer conflictos entre vecinos. Primeramente está prohibido causar daños o molestias a otras personas, especialmente si se vive en un condominio. Las personas están en el derecho de vivir en condiciones respetuosas y salubres con  tranquilidad.

No se pueden colocar estos equipos en los pasillos de los edificios, ya que representa un riesgo de fuego, al mismo tiempo que expone a las personas residentes a efectos nocivos en la salud. La Junta de Calidad Ambiental, en su reglamento de ruidos impone algunos límites en relación a los generadores, por ejemplo en zonas residenciales el ruido no puede ser mayor a 50 decibeles. Los generadores no deben tener el escape hacia la ventana de alguna vivienda cercana ya que se pueden causar molestias y problemas serios de salud. La convivencia debe ser lo más positiva posible, permitiendo mantener en funcionamiento los equipos sin causar problemas a las demás personas.