Política y nuestras vidas

En alguna oportunidad, Aristóteles dijo que el ser humano es un ser político pues viviendo en sociedad se hace necesaria una determinada organización con la que se pueda hacer posible la convivencia, que también debe ser representada bajo la forma de Estado, lo que sería semejante a gobernar. Sustentado en ello, podremos deducir que la política se encuentra intrínseca en nuestras vidas cotidianas y en todas las actividades que realizamos incluso al momento de adquirir productos como joyas Tous Oro a través de su política de compras. No obstante, se hace muy oportuno que se amplíe el significado de lo que es política.

Podría definirse como: “las decisiones que se toman dentro de los grupos sociales acerca de: si existirían jerarquías o no, si las leyes emanan de un soberano o se harían por consenso desde la base, si se legitimaría la propiedad privada, la estatal o colectiva, si existirían o no fronteras, si los órganos de participación en política serían asambleas abiertas o por el voto”. Todo es tomado en consideración para responder a la necesidad de enfrentar distintos problemas como suelen ser el reparto de alimentos y del trabajo, la seguridad del grupo, la resolución de conflictos, entre otros.

Importancia de la Política

Conscientes de que la esencia del hombre es vivir en sociedad, comportamiento que abarca desde la necesidades básicas que surge al momento del nacimiento en el que se necesita de su grupo social primario, es decir, la familia para ser alimentado y cuidado, hasta la necesidad de agruparse y socializar, comportamiento que surgió con el fin de poder conseguir mayor cantidad y calidad de recursos y alimentos, para paulatinamente ir formando comunidades primitivas o tribus, que con el transcurso del tiempo crecieron y evolucionaron hasta lo que en la actualidad conocemos como las grandes naciones y Estados que se erigen alrededor del mundo.

Alcanzada tal evolución, y con el fin de garantizar la seguridad y la estabilidad de dichas comunidades, fue que surgió la necesidad de establecer un jefe o patriarca que pudiera encargarse de dirigir las diversas actividades, proceso evolutivo que derivó en los diferentes Consejos de Ancianos, hasta que se llegó al surgimiento de un concepto bastante innovador y filosófico que se decantó en la progresión hacia el mundo moderno: La Política.

La política tiene como objetivo el orden social, tal concepto encuentra sus orígenes en una estrecha afinidad con la moral y la voluntad, pues apunta es justamente hacia el bienestar social, la realización de actividades para el bien común, en donde los políticos son los llamados a oficiar como mediadores entre los distintos problemas que se generan por la convivencia cuyo origen son los individuos de una determinada sociedad.

La política también funciona como una manera de hacer uso de la fuerza, cosa que en sus inicios era utilizada como medio u organismo que permitía la impartición de penalidades y condenas, hasta llegar a lo que en la actualidad se conoce como el ejercicio del poder, que cuenta con diversas formas de acuerdo en las Constituciones Nacionales que los propios Estados se encargan de redactar en su forma soberana, seleccionando la forma de gobierno, así como también los diferentes organismos que harán uso de ella.