Menu
El andaluz Emilio Lledó, premiado y reconocido

El andaluz Emilio Lledó, premiado y…

Loa, merecida y cabal,...

Mercadona reparte el 25 por ciento de sus beneficios entre sus empleados

Mercadona reparte el 25 por ciento …

Pues sí, nos parece re...

Se presenta un libro extraordinario: "Guadalquivir, el gran Sur"

Se presenta un libro extraordinario…

Guadalquivir, el gran ...

Smith, fundador de los mormones, tuvo 40 esposas y mintió a sus seguidores

Smith, fundador de los mormones, tu…

La Iglesia mormona ha ...

La caída del Muro de Berlín

La caída del Muro de Berlín

25 AÑOS DEL DERRIBO DE...

El viernes que viene se presenta en Granada "Un temblor de olas rojas", de Alfonso Sánchez

El viernes que viene se presenta en…

Nuestro amigo y colabo...

Una generación liberal

Una generación liberal

«La neutralidad en la ...

Votar con los pies y las manos: Gaspar Zarrías

Votar con los pies y las manos: Gas…

El 10 de mayo de 1991 ...

Obligan a un padre a pagar 500 euros al mes a una hija de 29 años que lleva 10 años estudiando Psicología

Obligan a un padre a pagar 500 euro…

Los juzgados de Arcos ...

Stephen King elige creer en Dios

Stephen King elige creer en Dios

Es la primera entrevis...

Prev Next

Las bromas del lenguaje político

El fidelísimo Jaime Lerner me envía un artículo de Silvia Fesquet, publicado en Clarín. En él se recogen nuevas aportaciones al lenguaje político, abundoso en metáforas imaginativas. Por ejemplo, en la economía argentina, comida por la inflación, ese fenómeno ya no es tal sino "tensión en los precios". Los actos de propaganda en los que se echa mano de los delincuentes presos más fieros se denominan oficialmente "actos culturales tendentes a la reinserción". Los criminales más violentos son "muchachos dominados solo por la pasión". Hay que agradecer a nuestros hermanos argentinos que contribuyan tan bien al progreso del politiqués.

Jesús García Castrillo comenta que, con esto del politiqués, "se empieza de bromas y se termina de veras". Aduce que todo empezó con la broma de decir "este país" para no pronunciar el tabú deEspaña. Luego los antiguos falangistas empezaron a presumir derojos. Más tarde los charnegos de Barcelona que se pasaban al nacionalismo empezaron a considerarse progresistas. De ahí fue fácil considerar la unidad de los españoles como un resto de la dictadura. Las regiones se llamaron autonomías. Dieron en llamar "fachas" a los que no eran comunistas. Se gritó "Gora ETA" porque parecía un lema antifranquista. Supongo que el final es la exaltación de los terroristas. Es en lo que estamos.

Lo peor del politiqués es que consigue que los políticos de distintos pelajes y camadas recurran a los mismos tics. Nos dan así la impresión de que entre ellos se entienden y colaboran en un empeño común. Nada de eso. Cada uno va a lo suyo. Se alían solo en el lenguaje peculiar, que logran extender a la población general.

Me subyuga ese improperio de "facha" que se oye cada vez más. Esa voz existe en español mucho antes de la llegada de los fascismos a la Historia, pero ahora se lanza contra cualquiera que no sea de izquierdas. Se quiere decir que en el fondo es "fascista" o "franquista". Por lo que tengo visto, los que emplean más esos epítetos de "fachas" o "fascistas" suelen ser personas de mentalidad autoritaria, próxima a lo que históricamente fue el fascismo. Que conste que el franquismo, aunque autoritario, fue cosa distinta del fascismo. Ahora bien, la esencia del politiqués es justamente la confusión del lenguaje. Nada más confuso que algunas expresiones que empleamos todos los días, por ejemplo, rescate o prima de riesgo. Da la impresión de que el famoso rescate es algo así como los sueños de El milagro de Milán o Bienvenido Mr. Marshall. Va a haber tabletas electrónicas para todos como caídas de las nubes. No para ahí la cosa, en esas tecniquerías. Nada menos que los de Bildu han dicho que el camarada Sánchez Gordillo (el de la pañoleta palestina) es "un ejemplo de no violencia activa". Menos grave es que todos llamemos "mala gestión" a lo que toda la vida de Dios era "robar". Si es en un supermercado puede pasar como una forma de "protesta simbólica". Nadie puede quejarse de que continuamente suban el precio de las gasolinas si solo se trata de un "céntimo verde".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Modificado por última vez enMartes, 04 Septiembre 2012 13:18
Más en esta categoría: « Sólo es septiembre Ganará Obama »
Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba

Las cookies recogen información en su navegador web para que podamos ofrecerle un mejor servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Muchas gracias.

Más info

Continuar

¿Qué es una cookie?
Las cookies son pequeños ficheros de texto que se envían a un navegador y se almacenan en el mismo, con el fin de registrar algunas actividades que hace el usuario en un sitio web. Nuestras cookies o las cookies que usamos de terceros no reconocen a ningún usuario de forma personal, solo el dispositivo mediante el que navega, así, por ejemplo, podemos contabilizar cuantas visitas tiene un sitio web. Gracias a las cookies podrás acceder al sitio web de forma segura en áreas privadas y recordarán sus gustos temporalmente con el fin de mejorar la experiencia web.

¿Qué tipo de cookies usamos?
Usamos 2 tipos de cookies:
Cookies técnicas: Se usan principalmente para poder navegar de forma adecuada por el sitio web y poder acceder a todas las secciones sin problemas
Cookies analíticas: Nos permiten saber cómo interactúan los usuarios con la web y nos ayudan a entender como la usan, por ejemplo para saber cuántos usuarios han entrado en el sitio, saber desde que tipo de dispositivo han entrado o saber el tiempo de media que se quedan los usuarios en el sitio web.

¿Cómo activar o desactivar las cookies?
La mayoría de los navegadores permiten las cookies por defecto, pero podrá activarlas o desactivarlas según sus preferencias. Depende del navegador que use.

¡OJO! Si desactiva las cookies, perderá mucha información de interés y probablemente le impida la correcta visualización y funcionamiento del sitio.

A continuación detallamos como desactivar o activar las cookies dependiendo del navegador que utilice:

Internet Explorer: Pinche en el botón de herramientas que está situado en la parte superior derecha y seleccione “opciones de internet”. Pinche en la pestaña de privacidad y desde ahí mueva el control deslizante para poder graduar la privacidad a su gusto.
Firefox: Pinche en la ventana de Firefox situada en la parte superior izquierda y seleccione el panel de privacidad. En historial debe seleccionar la opción “Usar una configuración personalizada para el historial”. Marque la opción  “Aceptar cookies” para activarla o déjela desmarcada para no aceptarlas. Firefox también le da la opción de elegir la duración de las cookies. Haga click en aceptar para conservar los cambios.
Google Chrome: Pinche en el botón de herramientas que está situado en la parte superior derecha, seleccione configuración y pinche en mostrar opciones avanzadas. En “privacidad” pinche el botón de configuración de contenido y desde ahí podrá configurar la recepción de cookies a su gusto.
Safari: Pinche en Safari, vaya a preferencias, abra la pestaña privacidad y marque la opción que quiera de la sección “bloquear cookies”