El yoga y la política

Desde hace unos cuantos años comenzó la era del yoga, ganando un gran puesto en la sociedad, sobretodo en el mundo de la moda y el fitness. Cada vez son más los adeptos a esta práctica, donde el interés en esta se ha concentrado de forma sustancial.

El yoga no es una práctica para nada nueva, de hecho es realmente antigua,  data desde hace unos 5500 años. Pero ahora el culto al yoga ha ido aumentando y llegó a la vida de personas comunes, deportistas de élite, artistas, cantantes y también políticos que buscan tener una vida más sana, armoniosa, equilibrada y feliz. Por su parte, la política también abrió sus puertas al mundo del yoga inspiram. Políticos en todo el mundo han hablado de lo bueno que resulta para su salud.

España quedó muy sorprendida cuando Ana Botella, quien se destacaba como concejal de Servicios de la ciudadanía del ayuntamiento de Madrid, manifestó su gran amor por esta práctica. En sus palabras menciona que el trabajo de un político es bastante arduo y necesita de momentos de tranquilidad y esto es lo que el yoga le ha brindado. Hillary Clinton, una de las mujeres más influyentes del mundo de la política, y también destacó ser una yogui de tiempo completo. Piensa que el yoga es realmente imprescindible para la vida pública.

El yoga en los políticos tiene importantes beneficios, ya que se ha comprobado que disminuye considerablemente los niveles de estrés, aumenta su concentración y los vuelve más sensibles.  A nivel físico ayuda a ganar flexibilidad, equilibrio y a mantenerse siempre en conexión consigo mismo.

El yoga no es solamente una técnica de control mental, es una herramienta que mezcla lo físico con lo espiritual y da como resultado un gran cóctel de beneficios. Esta técnica ya de por sí trae cambios positivos en la vida del practicante, pero si además se combina con otras técnicas,  ya sean depurativas, respiratorias y alimentarias tendremos cambios notables y duraderos. Es importante tener en cuenta que el yoga es una técnica de ejercicio y relajación, no es ninguna terapia ni un tratamiento médico, pero tiene tantos beneficios para el cuerpo que es ideal para todos.

Tanto el estrés, la depresión y la ansiedad, pueden ser combatidos de forma fácil con esta práctica, además  ayuda a aliviar el dolor de los huesos, músculos, problemas respiratorios, ayudar al tratamiento de la diabetes y del cáncer. Es una herramienta fabulosa y los políticos de todo el mundo lo saben.

El yoga es el camino a un mundo lleno de espiritualidad y meditación, es útil en la política. porque practicándolo se puede poner en orden las ideas para tomar buenas decisiones, además ayuda a reflexionar. Muchos políticos afirman que esto ha sido lo mejor que les ha podido pasar, pues sus niveles de estrés han disminuido, pueden tomar decisiones mucho màs rápido y son muchos màs amables y atentos, es decir, son resultados maravillosos.

El mundo de la política necesitaba de esto para poder avanzar, y es exactamente eso lo que se está logrando. Se espera que pronto muchos otros políticos decidan formar parte de esta increible práctica para que puedan mejorar sus vidas, su salud y la economía de los países.