Efecto placebo

Un placebo es una sustancia u otro tipo de tratamiento que se parece a un tratamiento o medicamento regular, pero no lo es. En realidad, es un tratamiento o sustancia “parecida” inactiva. Esto significa que no es un medicamento.

Por lo general, la persona que recibe un placebo no está segura de que el tratamiento no sea real. A veces, el placebo se presenta en forma de una “píldora de azúcar”, pero un placebo también puede ser una inyección, un líquido o incluso un procedimiento. Está diseñado para parecer un tratamiento real, pero no afecta directamente a la enfermedad.

¿Cuál es el efecto placebo?

Aunque no actúan sobre la enfermedad, los placebos afectan la forma en que algunas personas se sienten. Esto sucede en hasta 1 de 3 personas. Un cambio en los síntomas de una persona como resultado de recibir un placebo se llama efecto placebo. Por lo general, el término “efecto placebo” habla de los efectos útiles que tiene un placebo para aliviar los síntomas. Este efecto suele durar poco tiempo. Se piensa que tiene algo que ver con la capacidad química natural del cuerpo para aliviar brevemente el dolor y otros síntomas. Este es uno de los principios que sigue el terapeuta Enric Corbera, donde el cuerpo es capaz de sanarse así mismo cuando entiende su entorno y lo acepta, la sanacion viene desde adentro.

Pero a veces el efecto es al revés, y el placebo parece causar síntomas desagradables. Estos pueden incluir dolores de cabeza, nerviosismo, náuseas o estreñimiento, para mencionar algunos de los posibles “efectos secundarios”. Los efectos desagradables que ocurren después de recibir un placebo a veces se denominan efecto nocebo.

Juntos, estos 2 tipos de resultados a veces se llaman efectos de expectativa. Esto significa que la persona que toma el placebo puede experimentar algo parecido a lo que espera que suceda. Si una persona espera sentirse mejor, eso puede suceder. Si la persona cree que está recibiendo un medicamento fuerte, se puede pensar que el placebo causa los efectos secundarios. El placebo no causa ninguno de estos efectos directamente. En cambio, la creencia o la experiencia de la persona con el placebo ayuda a cambiar los síntomas, o cambia la forma en que la persona percibe los síntomas.

Algunas personas pueden tener el efecto placebo sin recibir una píldora, inyección o procedimiento. Algunos pueden sentirse mejor si visitan al médico o hacen algo más que creen que ayudará. Este tipo de efecto placebo parece estar más relacionado con el grado de confianza y fe que el paciente tiene en el médico o la actividad.

El efecto placebo puede hacer que algunos tratamientos parezcan ayudar a ciertos síntomas, cuando en realidad no hacen nada para provocar directamente un cambio en la enfermedad. Otros factores que a veces se combinan con el efecto placebo también pueden hacer que un tratamiento parezca ayudar incluso cuando no hace nada por la enfermedad.

La conclusión es que los placebos no curan. A veces pueden hacer que las personas se sientan mejor, pero también pueden hacer que las personas se sientan peor. Y los efectos del placebo (junto con otros factores que pueden afectar los resultados del estudio) a menudo hacen que los ensayos clínicos que no están diseñados cuidadosamente arrojen resultados falsamente positivos.